UN PROBLEMA A ESCALA MUNDIAL

Los ataques con ácidos ocurren en todo el mundo y no se restringen a una etnicidad, religión o lugar en particular, el origen social de los ataques puede variar dependiendo del lugar y la sociedad, pero a menudo estos reflejan y perpetúan la discriminación hacia mujeres y niñas con crímenes que rara vez llegan a denunciarse. Sin embargo, como se evidencia en el Reino Unido, este no es siempre el caso, el índice de víctimas y atacantes está liderado por hombres.

 

A MESSAGE FROM JAF SHAH, EXECUTIVE DIRECTOR

EXPEDIENTES POR PAÍSES

UNA FORMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO

1500 ATAQUES REGISTRADOS CADA AÑO

80% DE LOS ATAQUES SON HACIA MUJERES

La violencia hacia mujeres y niñas es una de las formas de abuso sistemático más esparcido por el mundo, afectando a un tercio de todas las mujeres en su vida. Prevenir este tipo de violencia es un objetivo con derecho propio, e importante para lograr una mayor calidad de vida para las mujeres, sus familias y un mayor progreso para las comunidades y los países. Puesto que la violencia con ácidos se manifiesta por todo el mundo como una forma de violencia de género, es crucial tratar los problemas de raíz para prevenir ataques.

60%

SE ESTIMA QUE UN 60% DE LOS ATAQUES CADA AÑO NO SE DENUNCIAN

La violencia ácida y abrasiva, como cualquier otra forma de violencia hacia la mujer, reflejan y perpetúan la desigualdad de las mujeres en la sociedad. Mientras que la información relacionada con el número de ataques ácidos y abrasivos resulta limitada en los países de mayor importancia para ASTI, estimado en los cientos, no cabe duda de que es una experiencia con consecuencias devastadoras y de por vida para cualquier mujer o niña. Los ataques con ácido causan daños inmediatos, desfiguración, dolor y complicaciones médicas de por vida para la víctima. Se requieren complejas cirugías, así como también servicios de apoyo y rehabilitación de largo plazo.  Adicionalmente, las víctimas de estos ataques quedan con traumas psicológicos, problemas económicos y ostracismo social.

0
%

DE INCREMENTO DE ATAQUES CON ÁCIDOS EN EL REINO UNIDO EN LOS ÚLTIMOS 10 AÑOS

Una revisión literaria mostró la naturaleza global de la violencia basada en ácidos y reafirmó que no se restringen a una región, cultura o religión específica. También resalta que la causa y las características de las quemaduras varían de un lugar a otro, con diferencias significativas de edad y género entre las víctimas (Dissanaike and Rahimi 2009). Se estima que un 90% de los ataques ocurren en países en desarrollo, con grandes costos sociales y económicos (Atiyeh, Costagliola et al. 2009).

 

Es difícil medir la escala real y predominio del problema por diversas razones, las víctimas de violencia con ácidos o quemaduras a menudo no denuncian la causa real de sus lesiones por miedo o vergüenza. En la mayoría de los países en desarrollo no existe un sistema nacional para el registro y control de daños por quemaduras. Lo que es más, cuando existen recursos disponibles, estos normalmente se asignan a áreas urbanas, llevando a un nivel de menor nivel de reporte en áreas rurales (Dissanaike and Rahimi 2009). Las personas pueden no presentarse nunca en los hospitales para recibir tratamiento, por lo que sus casos no se registran, o puede haber grandes áreas del país que se encuentran remotas o en conflicto (como es el caso de Uganda), donde no se dispone de infraestructura u ONGs relevantes que puedan recoger datos por razones de seguridad.

 

La ley internacional establece la obligación de parte del estado de prevenir estos ataques, proteger a las víctimas, castigar a los responsables y proveer una indemnización a aquellos afectados.

 

Los ex reporteros de la ONU dedicados a (a) Tortura & Crueldad, Tratamiento o Castigo Inhumano o Degradante (Sr. Manfred Nowak) y (b) Violencia hacia la Mujer, sus causas y consecuencias (Profesor Yakin Ertürk) comentaron recientemente (2010 y 2011 respectivamente) sobre la relación de los ataques con ácido y la tortura y violencia hacia las mujeres y niñas, y que existe una atención emergente a este crimen en la agenda internacional.

 

Hasta el día de hoy, la principal investigación sobre la violencia con ácidos ha sido realizada por ASTI y sus socios a través de un programa financiado por el fondo fiduciario de las Naciones Unidas. Los resultados recientes muestran que una de las recomendaciones hacia los gobiernos, para atender las consecuencias de los ataques con ácidos, es proveer compensación a las víctimas en forma de apoyo económico y psicológico para ayudarlos a reconstruir sus vidas y cubrir sus costos.

 

Otro asunto importante, resaltado por un estudio de ASTI (¿Justicia? ¿Qué justicia? Denunciar los ataques con ácido y asegurar justicia para los supervivientes) es la necesidad de poner fin a la impunidad de los atacantes debido a la falta de leyes relacionadas con el uso de sustancias químicas como arma, la falta de implementación de leyes existentes y la inadecuada respuesta por parte de cuerpos policiales. En Bangladesh, donde se han reforzado las leyes desde el 2002, donde hay una ley para limitar el uso de ácidos y campañas públicas de sensibilización, existen pruebas del descenso del número de casos.

 

REDES SOCIALES

TRADUCCIÓN

COPYRIGHT

© 2019

Acid Survivors Trust International

 

 

Patrocinador: Su Alteza Real

La Princesa Real

Mapa del sitio

Política de Privacidad

Términos y Condiciones

Traducción al español por PerMondo. Proyecto dirigido por Mondo Agit. Traductor: Pablo Santana Valentin, Revisora: Mariella Fuster

Diseño y Dirección AngusAlexander